Caton
27/ene/20    09:23

Por Catón / Las cosas han de decirse como son. Si las dices como no son ellas mismas se encargarán de desmentirte. En su reciente visita a Saltillo el presidente López Obrador encontró un estado unido, bien gobernado, en armonía y paz, donde las violencias de los delincuentes encuentran rápida respuesta por parte de la autoridad.

Comenta
Caton
24/ene/20    08:50

Por Catón / El tío Balbino, también vecino de El Amole, cultivaba en su solar buenas sandías. Las puso en un montón para venderlas. Pasó un muchacho pariente suyo y le pidió: “Regáleme una sandía, tío”. Le contestó don Balbino: “De ese precio no hay, m’hijo”… 

Comenta
Caton
23/ene/20    13:32

Por Catón / El planteamiento de López Obrador en el sentido de que sean los propios consumidores los que midan su gasto de luz y luego acudan a hacer el pago que ellos mismos determinen implica un grado de confianza en los ciudadanos que algunos conocedores de la naturaleza humana calificarán de excesivo.

Comenta
Caton
20/ene/20    05:45

Por Catón / No dejemos que cosas de mera superficie -lo de la rifa lo es- nos distraigan de temas de importancia para la República como la evidente incapacidad del régimen para enfrentar los graves problemas del país, especialmente los que tienen que ver con la seguridad, la economía y la salud. Mucho ojo.

Comenta
Caton
16/ene/20    12:01

Por Catón / Los incontables males derivados de ése y otros gobiernos no se pueden corregir de la noche a la mañana. Pero más allá de excusas y pretextos, es tiempo ya de que los funcionarios del nuevo régimen –ya no tan nuevo– asuman plenamente su responsabilidad en vez de recurrir a la mención constante de lo que otros hicieron o dejaron de hacer para justificar lo que ellos dejan de hacer o lo que hacen.

Comenta
Caton
14/ene/20    09:31

Por Catón / Ni un San Antonio fui, ni un San Francisco. Esto significa, Armando, que la pureza y la humildad le han sido ajenas a tu tío Felipe. No me lo reproches. “Nadie es perfecto”, dijo Joe Brown en el mejor final de película de todos los tiempos, el de “Some like it hot”. Es cierto. La carne propia es débil, y la ajena fuerte. Su llamado es irresistible. No hay quien lo pueda desoír.

Comenta